Consentimiento… Consenso… Con-sentimiento…
 
Es uno de los aspectos más importantes a la hora de compartir tu intimidad con otrx, por no decir el más importante. ¿Por qué algo tan sencillo resulta tan difícil de entender y de respetar?
No hace falta fijarnos en situaciones extremas de abuso y violación. Situaciones sin consentimiento sexual se dan tanto en encuentros sexuales puntuales como en relaciones estables.
 
Alguien que está dormidx no quiere sexo. Alguien que un día aceptó tener sexo no significa que lo quiera cada día. Alguien que en un momento aceptó una práctica sexual concreta no significa que la acepte siempre.
 
Alguien que mantiene una relación estable de hace años no significa que esté disponible para el sexo cuando al otrx le apetece. Alguien que en un inicio acepta un encuentro sexual y al poco de empezar cambia de opinión, no significa que esté obligadx a continuar.
 
Hay un vídeo genial que explica el consentimiento con una taza de té. ¿Cómo puede ser tan fácil de entender con un té y tan complicado cuando se trata del sexo?
 
El consentimiento es vital cuando se trata de tu cuerpo. No somos solo un cuerpo, tenemos sentimientos y tu cuerpo siente y mucho. Sentirse respetadx es esencial para una buena autoestima sexual.
 
Y a ti, ¿Te respetan? ¿Te respetas?
 
 
✍ texto : @marta_diport
☼ ilustración : @calola.love

 

Entradas recomendadas