𝐋𝐀 𝐑𝐀Í𝐙 𝐃𝐄 𝐋𝐀 𝐀𝐔𝐓𝐎𝐄𝐒𝐓𝐈𝐌𝐀: 𝐋𝐀 𝐈𝐍𝐅𝐀𝐍𝐂𝐈𝐀

Muchas veces detrás de los motivos por los que una persona acude a terapia está la falta de autoestima.

La autoestima es un camino personal largo de alcanzar, que exige dedicación y mimo hacia uno mismo. Hay que ser conscientes de la base de nuestra autoestima está en la infancia. En esta etapa se construye nuestro autoconcepto a través de lo que percibimos de los demás, ya sea con palabras o gestos.

Te invito a visualizarte de pequeña, con la edad que tu elijas, y a observar tu reacción al oír un comentario de un familiar: “te quiero”. ¿Qué sientes? ¿Cómo está tu cuerpo ahora?

Y ahora, en la misma situación, imagínate a otro familiar (o el mismo), diciéndote a ti de pequeña esta otra frase: “no te soporto”. ¿Te sientes igual que antes? ¿Qué se ha movido dentro de ti? Y en tu cuerpo, ¿en qué postura te imaginas que estarías al oír esto?

Los niños y niñas absorben todo lo de su alrededor, hasta las energías. Y lo que les llega de sus adultos de referencia contribuye a su autoimagen (“soy querida, valiosa, mi compañía agrada…”); u otras veces les hace mella en su autoestima (“no me soportan, no me quieren…”)

¡Ojo! En la etapa infantil las personas nos caracterizamos por ser egocéntricas (con 2-6 años se creen que todo gira a su alrededor, es algo normal de esta etapa), por este motivo ante comentarios duros hacia ellos la tendencia será sentirse culpables y responsables de haber hecho “algo malo” para merecer eso. No cuestionan al adulto, simplemente lo creen y aceptan sus palabras.

Así, nunca sobran palabras dulces hacia los niños, y explicaciones adaptadas a su edad donde les digamos que ellos no son responsables: a veces las mamás y papás están tristes, enfadados, ocupados…
por sus cosas, no por ellos.

EL MENSAJE PRINCIPAL SERÍA: TE QUIERO TAL Y COMO ERES.
Y hacia uno mismo/a: me quiero tal y como soy.
 
✍ texto : Gemma @educarjuntos
☼ ilustración : Greta @gretaserra

Entradas recomendadas