¿𝐃𝐞𝐛𝐨 𝐡𝐞𝐫𝐯𝐢𝐫 𝐨 𝐧𝐨 𝐥𝐚𝐬 𝐩𝐥𝐚𝐧𝐭𝐚𝐬 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐡𝐚𝐜𝐞𝐫 𝐢𝐧𝐟𝐮𝐬𝐢𝐨𝐧𝐞𝐬?
 
En el momento de realizar una infusión, hemos de conocer qué parte de la planta vamos a usar para poder determinar cuando la introduciremos en el agua. Por ejemplo, por regla general (siempre hay excepciones que dependen de las propiedades de las plantas) :
 
– las flores y algunas hojas no las herviremos
 
– las raíces, corteza y semillas las herviremos unos treinta o sesenta segundos a fuego suave para ablandarlas y permitir la extracción de sus principios activos, si hace falta se pueden chafar antes de meterlas en el agua
 
Los tallos y los frutos, dependiendo de su dureza y teniendo en cuenta sus principios activos, los herviremos o no.
 
En el momento de introducir las hierbas, las tenemos que separar por grupos, si son semillas, flores u hojas.
 
Cuando el agua empieza a hervir, bajaremos el fuego e introduciremos las semillas o raíces si las hay, y las dejaremos hervir un minuto a fuego suave.
 
Una vez pasado el minuto pararemos el fuego e introduciremos las hojas y flores si las hay, y taparemos herméticamente, para que no salgan por evaporación los aceites esenciales.
 
Dejaremos la mezcla en reposo durante unos 6-8 minutos.
 
Pasado este tiempo colaremos las hierbas y tomaremos el líquido. Si queremos añadir miel tendremos que esperar a que se enfríe un poco.
 
¿Cual es tu infusión preferida? Cuéntanos 😉
 
✍ texto : Eliana de @3vedicas
☼ foto: @pipiamuchastegui @mili.amuchastegui de @kohl.lab Estudio Creativo
 

Entradas recomendadas